Glosario

Todos | A C G N R
Actualmente hay 16 términos en el glosario.
Adalimumab
Fármaco antiTNF, que pertenece al grupo de los anticuerpos monoclonales; siendo éste completamente humanizado. Es comercializado por la compañía farmacéutica ABBVIE bajo el nombre comercial de Humira® y aprobado en 2007 para la enfermedad de Crohn y para la colitis ulcerosa en 2012. Se administra de forma subcutánea (SC) y está disponible en dos presentaciones tanto pluma precargada o jeringa, ambas dos de un solo uso. En adultos la pluma precargada, que suele ser la de un uso más habitual, actualmente cuenta con una cantidad de 40mg de fármaco en 0,4 ml de volumen.

Apoptosis
Se refiere a la muerte programada de una célula provocada por ella misma. Se trata de un proceso muy importante y debe estar meticulosamente regulado, ya que si se altera puede dar lugar a graves patologías como aparición de tumores, enfermedades autoinmunes o neurodegenerativas, defectos en el desarrollo o malformaciones.

Calprotectina fecal

Biomarcador proteico de las heces que se suele solicitar en los controles de los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal. La calprotectina es una proteína citosólica de los granulocitos cuya proporción en heces es proporcional a la migración leucocitaria, y por tanto, a la inflamación mucosa.

Permite valorar la actividad inflamatoria intestinal de manera sencilla, rápida y no invasiva. Convirtiéndose en un marcador muy útil tanto en el diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal, para la evaluación de la respuesta al tratamiento y para predecir el curso de la enfermedad. Su uso ha sido validado por numerosos estudios, sabiendo que la disminución su valor tras instaurar el tratamiento farmacológico, presenta una buena correlación con la respuesta clínica y con la curación mucosa en la enfermedad inflamatoria intestinal. Y que si nos muestra un resultado elevado de calprotectina fecal se correlaciona con la actividad inflamatoria endoscópica.


Colonoscopia

Consiste en una prueba médica invasiva, a día de hoy necesaria en el diagnóstico y seguimiento de los pacientes con EII. En la actualidad, es la técnica de elección para el estudio macroscópico del colon e íleon terminal, permitiendo además la obtención de muestras y realizar tratamiento de determinadas lesiones tumorales, inflamatorias y vasculares.

Se realiza la exploración visual con la ayuda del colonoscopio. Para realizar una colonoscopia es necesario que el intestino esté bien limpio de restos fecales. Para ello se requiere una preparación del colon por medio de unos laxantes que se toman por vía oral o por medio de enemas. Se trata de un procedimiento rutinario, pero al mismo tiempo complejo, que en ocasiones incluye la administración de sedoanalgesia por vía endovenosa y en algunos casos la realización de procedimientos terapéuticos de alto riesgo.

Se puede realizar visualizando diferentes tramos del intestino, cambiando de nombre según sea la distancia a explorar. La exploración más habitual en la EII, es la ileo-colonoscopia que permite visualizar la región final del intestino delgado (íleon terminal), en numerosas ocasiones afectada por la inflamación en la enfermedad de Crohn.

Recomendamos para ampliar esta información y la relacionada con las exploraciones endoscópicas visite la página de formación para pacientes con EII , en el portal web educainflamatoria, donde disponéis de un apartado específico que enumera todas las exploraciones y existen imágenes sobre lo explicado.


Colonoscopio
Es un tubo flexible de alrededor de un centímetro de diámetro y de entre 122 y 183 cm de largo. De este tubo se disponen diferentes calibres y longitudes según la cavidad a explorar o si se existiera algún tipo de estrechamiento (estenosis) de la cavidad a explorar. El colonoscopio se introduce por el orificio anal y se puede hacer avanzar por todo el colon. Permite ver la capa más interna de la mucosa del intestino, pues dispone de una cámara de vídeo en su extremo cuya imagen se ve a través de un monitor. Además, el tubo del colonoscopio cuenta con varios canales en su interior por donde se pueden introducir distintos instrumentos, y que permiten realizar pruebas diagnósticas como la toma de biopsias, o incluso realizar tratamientos como la extirpación de pólipos intestinales o tumores.

Corticodependencia
Aparición de los síntomas una vez el paciente comienza a disminuir la dosis de corticoides o al poco tiempo de haberlos suspendido.

Corticoresistencia
La enfermedad y los síntomas se mantienen activos a pesar del tratamiento con dosis adecuadas. Pudiendo haber tenido una respuesta positiva a los mismos en ocasiones anteriores de uso.

Cromoendoscopia

Es una técnica endoscópica utilizada en el seguimiento de la enfermedad inflamatoria intestinal de larga evolución. En la cual, mediante la aplicación de colorantes específicos utilizados directamente sobre la mucosa intestinal, favorece la visualización de lesiones mucosas, algunas de ellas de características premalignas (lesiones displásicas). La detección y tratamiento precoz de estas lesiones puede evitar la progresión a lesiones malignas más avanzadas.

La aplicación directa de colorantes específicos (azul de metileno e índigo carmín) sobre la mucosa intestinal favorece la visualización, detección y caracterización de lesiones malignas o premalignas en esta zona. En los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal, la cromoendoscopia es altamente útil en la identificación de zonas de inflamación que no pueden apreciarse con una endoscopia convencional.

La cromoendoscopia puede utilizarse en cualquier tramo del tracto digestivo y suele ser fundamental la identificación previa de las lesiones con endoscopia convencional y la limpieza adecuada de la superficie a examinar. En la práctica habitual las tinciones de mayor utilidad son el lugol para la detección de displasia y neoplasia escamosa precoz en el esófago, y el índigo carmín, para delimitar y caracterizar lesiones en cualquier tramo del tracto digestivo. La tinción más utilizada en el colon es el índigo carmín. Su valor es mayor para delimitar y caracterizar las lesiones planas o deprimidas que las protruidas, lo que facilita y asegura su resección completa. La cromoendoscopia pancolónica se puede considerar actualmente la técnica de elección para la vigilancia de la displasia en los pacientes con colitis ulcerosa de larga evolución.

Ver artículo completo.

Curación Mucosa
Normalidad endoscópica del colon, la capa más interior del intestino se muestra sin lesiones. Es uno de los objetivos terapéuticos aplicables en la práctica clínica, se ha relacionado con un mejor curso de la colitis ulcerosa, menor riesgo de hospitalización, colectomía y de cáncer colorectal.

Golimumab
Fármaco es un medicamento que pertenece al grupo de los anticuerpos monoclonales. Su mecanismo de acción consiste en bloquear el efecto del factor de necrosis tumoral, sustancia que pertenece al grupo de las citocinas y facilita el desarrollo de la respuesta inflamatoria. Es por lo tanto un inhibidor del factor de necrosis tumoral (de los que denominamos antiTNF) con propiedades inmunosupresoras (disminuye la respuesta inmunitaria. Es de administración subcutánea (SC) y la pauta y la dosis puede variar en función del peso del paciente y con diferencias en las dosis de la inducción, cuando éstas serán superiores y las dosis de mantenimiento. El uso del fármaco fue aprobado en el año 2009 por la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA) con una ficha técnica única para los 27 estados miembros de la Unión Europea. Comercializado por la compañía farmacéutica MSD, bajo el nombre comercial de Simponi®.

Granulocitos
Son un tipo de leucocitos o glóbulos blancos. Estas células son parte del sistema inmune, y están involucrados en varios tipos diferentes de reacción inmune. Los granulocitos se producen en la médula ósea. Se les conoce como leucocitos polimorfonucleares, debido a las formas variables de núcleo que pueden presentar.

Nutrición enteral
La administración por vía digestiva de los nutrientes necesarios para conseguir un aporte nutricional adecuado. Los pacientes candidatos a la nutrición enteral por sonda son los que no pueden, no deben o no quieren comer, pero tienen el tracto gastrointestinal funcionante. Estas dietas se pueden administrar por vía oral (a pequeños sorbos), pero muchas veces han de ser administradas directamente en el estómago, ya sea a través de una sonda o mediante una comunicación directa desde la pared abdominal (gastrostomía). Se ha visto que la nutrición enteral puede incluso tener un efecto antiinflamatorio sobre el intestino en la enfermedad de Crohn, de manera que, en determinados casos, puede ser el único tratamiento del brote. La vía enteral debe considerarse como la más fisiológica para el aporte de nutrientes y, siempre que sea factible, se ha de priorizar su utilización en relación a la vía parenteral. No obstante, hay que recordar que ni la administración de una mezcla nutritiva de composición constante ni su administración durante horas, son fisiológicas.

Nutrición parenteral
Consiste en proporcionar a pacientes que tienen excluida la función del tracto gastrointestinal, una fórmula especial con los nutrientes que el cuerpo necesita (hidratos de carbono, lípidos, aminoácidos, electrolitos, oligoelementos, vitaminas y agua) mediante técnicas de administración por vía intravenosa (directamente a la sangre). Los motivos para usar este sistema son situaciones en las que hay imposibilidad de absorción de los nutrientes por vía digestiva (obstrucción intestinal, intestino corto, tumores digestivos, diarreas intratables), necesidad de reposo del aparato digestivo (fistulas entre el tubo digestivo y otros órganos, enfermedad inflamatoria intestinal), situaciones de gran consumo energético con poca posibilidad de administración enteral (grandes quemados, sida). Asimismo, se decide su uso cuando el problema nutricional se prevé de larga duración. Existen fórmulas preparadas para administrarse por vía periférica y otras por vía central. El método de administración es mediante un catéter en una vena de gran calibre y flujo, para evitar flebitis, trombosis, y dolor en la zona. El catéter debe estar colocado en una zona de fácil acceso para su control por el equipo sanitario o los cuidadores e interferir lo menos posible en la movilidad del paciente. Los tipos de catéter más usados son los tunelizados y los reservorios subcutáneos o Port-a-Cath. El sistema de administración de la fórmula de alimentación es por bomba de infusión, a lo largo de 12h, preferiblemente las nocturnas para interferir lo menos posible con las actividades del paciente (deambulación, traslados, rehabilitación, etcétera). Una vez controlada la nutrición y comprobando que no hay complicaciones ni de la técnica ni del estado patológico del enfermo, también es posible administrar la nutrición parenteral en el domicilio. Siendo posible mantener al paciente en su ambiente, mientras precisa nutrición parenteral con todos los beneficios que se derivan de ello (como disminución de las infecciones intrahospitalarias o mejoría de la calidad de vida, entre otras).

Recidiva
Reaparición de los síntomas después de un periodo de inactividad.

Recurrencia
Reaparición en la inflamación del intestino después de una intervención quirúrgica.

Remisión
Ausencia de signos y síntomas de la enfermedad.

Si continúa navegando está aceptando el uso de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies