Transplante fecal

Consiste en una técnica por la que se introducen las heces de una persona sana dentro el tubo digestivo de un paciente para reconstituir su flora intestinal y ayudarle a combatir las bacterias patógenas. El trasplante fecal (también denominado injerto fecal o bacterioterapia fecal) es ya hoy en día una posible solución terapéutica en el caso de recidivas de infecciones por la bacteria patógena C. difficile, ya que permite la recuperación en un 90 % de los casos.

Es una técnica relativamente sencilla donde se somete al donante a una preparación que consiste en la toma de laxantes; a continuación, sus heces se diluyen en una solución estéril y luego se filtran para ser administradas al receptor. Por su parte, el receptor ingiere una preparación similar a las que se utilizan en las colonoscopías para eliminar la microbiota alterada. Existen varias vías de administración de las heces: introducción de una sonda por la nariz hasta el estómago o hasta el duodeno, colonoscopía, enema o, menos frecuentemente, ingestión de cápsulas gastrorresistentes. Existen varios centros en España donde bajo la indicación comentada ya es una opción.