Nutrición parenteral

Consiste en proporcionar a pacientes que tienen excluida la función del tracto gastrointestinal, una fórmula especial con los nutrientes que el cuerpo necesita (hidratos de carbono, lípidos, aminoácidos, electrolitos, oligoelementos, vitaminas y agua) mediante técnicas de administración por vía intravenosa (directamente a la sangre). Los motivos para usar este sistema son situaciones en las que hay imposibilidad de absorción de los nutrientes por vía digestiva (obstrucción intestinal, intestino corto, tumores digestivos, diarreas intratables), necesidad de reposo del aparato digestivo (fistulas entre el tubo digestivo y otros órganos, enfermedad inflamatoria intestinal), situaciones de gran consumo energético con poca posibilidad de administración enteral (grandes quemados, sida). Asimismo, se decide su uso cuando el problema nutricional se prevé de larga duración.

Existen fórmulas preparadas para administrarse por vía periférica y otras por vía central. El método de administración es mediante un catéter en una vena de gran calibre y flujo, para evitar flebitis, trombosis, y dolor en la zona. El catéter debe estar colocado en una zona de fácil acceso para su control por el equipo sanitario o los cuidadores e interferir lo menos posible en la movilidad del paciente. Los tipos de catéter más usados son los tunelizados y los reservorios subcutáneos o Port-a-Cath. El sistema de administración de la fórmula de alimentación es por bomba de infusión, a lo largo de 12h, preferiblemente las nocturnas para interferir lo menos posible con las actividades del paciente (deambulación, traslados, rehabilitación, etcétera). Una vez controlada la nutrición y comprobando que no hay complicaciones ni de la técnica ni del estado patológico del enfermo, también es posible administrar la nutrición parenteral en el domicilio. Siendo posible mantener al paciente en su ambiente, mientras precisa nutrición parenteral con todos los beneficios que se derivan de ello (como disminución de las infecciones intrahospitalarias o mejoría de la calidad de vida, entre otras).