Abceso

Colección de pus, indicativo de una infección, que se localiza en una parte del cuerpo. En la mayoría de los casos, el área alrededor del absceso está hinchada e inflamada. Y en el caso de los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal suelen ser la señal de que pueda haber alguna fístula abdominal, entérica o anal. Los abscesos ocurren cuando se infecta un área de tejido y el sistema inmunitario del cuerpo trata de combatirlo. Los glóbulos blancos se mueven a través de las paredes de los vasos sanguíneos hasta el área de la infección y se acumulan dentro del tejido dañado. Durante este proceso, se forma el pus. Esto es una acumulación de líquidos, glóbulos blancos vivos y muertos, tejido muerto, al igual que bacterias u otras sustancias extrañas. A veces son necesarios estudios de imágenes para diagnosticar los abscesos profundos. El tratamiento antibiótico y a menudo drenaje quirúrgico, son necesarios para resolver estas infecciones.